generacion_cristal

Últimamente necesitamos etiquetar todo. Quizás sea parte de la necesidad de nuestro cerebro de clasificar, acomodar, dar lugar a un concepto, objeto, acción…

Hemos clasificado los alimentos, los residuos, las emociones, las creencias, hasta los sistemas de pensamiento e ideologías.  Esto nos da estructura, nos permite sentar bases, crear un contexto.

Hace poco leía un artículo sobre la “generación Cristal”. En la mayoría de los artículos se juzga una generación sin independencia, débil, con falta de carácter y compromiso… ¿Quién osó nombrarlos así? ¿son realmente frágiles, vulnerables? … Quisiera saber quién no es vulnerable en estos días.

Las personas tenemos diferentes características, fortalezas, debilidades, habilidades, carencias… atributos que nos hacen únicos. Me pregunto: ¿qué nos ha pasado para juzgar, etiquetar o nombrar así una generación completa? ¿No será que somos nosotros quienes nos quedamos cortos para guiarlos?

Una persona que decide ver su descendencia como frágil, vulnerable, carente… tiene que trabajar mucho, pero mucho en su propósito, analizar, reflexionar y replantear. Entonces quizás sería conveniente preguntar ¿Qué hicimos, y seguimos haciendo para darle al mundo esta generación?

Por supuesto que hay hechos, una historia de por medio que marca un contexto, y aporta características a cualquier generación. Sin embargo etiquetar como “problema” esta generación es un grave error.

Un rasgo característico de esta generación, es la tendencia de depresión en los adolescentes. Ellos viven con miedo a ser expuestos, como cualquier adolescente de cualquier época. Y ciertamente lo están, como cualquier persona, a través de cámaras de todo tipo por todas partes. Yo en mi adolescencia (que pertenezco a la generación X) no corría el riesgo de ser grabado ante cualquier situación y menos ante la exposición, ser calificado con follows, likes, hashtags…

Definitivamente las cosas no son iguales, para bien y para mal han cambiado. Uno de estos cambios son las pocas herramientas de acompañamiento que existen de una generación a otra. No porque seamos indiferentes ante la situación, más bien porque las herramientas tan específicas para este contexto no existen, no las hemos creado, y simplemente porque nunca lo vimos venir.

No vimos venir que darle un ipad desde pequeño a un niño para que dejara trabajar a su papá/mamá, lo iba a aislar socialmente. Perdimos de vista la necesidad de reconocimiento del joven que en su publicación “Insta”, de una meta que logró con mucho esfuerzo, recibió solo dos “likes” y se siente totalmente invisible, desmotivado porque esa es la nueva forma de reconocimiento… Y seguiremos siendo testigos conforme pase el tiempo de situaciones, casos, que nos marcarán entonces a nosotros como la generación carente de empatía y recursos para guiar a quienes nacieron a la par de la era de la información.

La evolución de la vida, si queremos tomar el pretexto de la tecnología, nos pide a gritos hacer las cosas diferentes, justo como ha sucedido en otras épocas. Entonces ¿por qué atacamos y restamos posibilidades? Será miedo a lo desconocido, a salirnos de una zona de confort, falta de información, desmoralización por nuestra propia historia, el contexto que nos tocó… ¿qué será?

Quiero pensar que no nos quedaremos allí, no quisiera pasar a la historia como parte de la generación que llamó vulnerable a aquellos que lograron reducir el hambre, o a quienes fueron testigos y respetaron los acuerdos de paz en el mundo. Yo creo en mi descendencia, creo en lo que hago hoy. Construyo y cuando reconozco que no lo hago, paro, reflexiono, replanteo y vuelvo a empezar, así las veces que sea necesario.

Chavos ¡creo en ustedes y apuesto por ustedes! Ahora les toca a ustedes tomar la etiqueta o transformarla.

Comparte:

Un comentario en “Yo apuesto por “Los Cristal”

  1. Excelente artículo.
    En lo particular no me gustan las etiquetas para definir los comportamientos o caracteres de las personas, mucho menos a la de una generación entera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *